Las mujeres en el camino hacia la paz

3 Abr 2016

Por: Víctor de Currea Lugo

 

Elena Vásquez, una de las negociadoras del Eln, habla del papel de las mujeres en el proceso de diálogos con el Gobierno y dentro de esta guerrilla.

Mi pensado era una ceremonia de inauguración de la mesa pública entre el Gobierno y el Eln que repitiera el error de las Farc: una mesa de machos. Pero no, allí estaban las elenas. De hecho, siempre se habla de los elenos y no de ellas, incluso entre sus simpatizantes (claro que eso de elenos y elenas sería menos excluyente, pero más engorroso).

Sé que un buen comienzo no es garantía de un buen final, pero cuenta. El debate de género dentro de la izquierda armada es complejo y hablar con ellas de ese tema es una oportunidad para ver si esta mesa tendrá (o no) en cuenta a más de la mitad de la población del país: las mujeres. En Caracas pudimos entrevistar en exclusiva para El Espectador a Elena, quien aparece firmando como Omaira Elena Vásquez en el documento. Rehusó preguntas personales con una gran amabilidad y modestia.

¿Qué es ser elena?

Es un proyecto de vida, de igualdad, de equidad. Es nuestro ideario, donde la mujer es parte fundamental en estas construcciones.

Pero la guerrilla es muy machista… ¿Cómo puede haber igualdad?

La misma vivencia nos ha demostrado que eso, lo primero, no es tan real. Es que tenemos toda una cultura machista, donde se cree que el hombre puede pero la mujer no. Nacemos mujeres, pero el medio también nos transforma.

¿Cómo cambia el Eln a las elenas?

Desde los estatutos del Eln se habla de igualdad entre hombres y mujeres, pero esa igualdad también se va ganando en la igualdad de oportunidades.

¿Cómo llegó lo de género al Eln?

Yo soy una de las más antiguas del Eln, y cuando ingresé el tema de la mujer… Pero cuando la lucha de la mujer fue apareciendo en nuestro país, nosotros también nos “tocamos”, y hoy en día el Eln ve la importancia y hace trabajo con las mujeres. Es esencial el protagonismo de las mujeres en el proceso por la paz.

¿Y cómo se desarrolló el tema?

Yo también comencé a leer, y eso, más todo lo que las mujeres luchadoras aportan, forma un pensamiento que vamos transmitiendo a la organización.

En el Eln (casi) no hay mujeres comandantes…

Eso no es verdad. Yo soy comandante desde hace años. Hay en los frentes de guerra, y muy buenas. ¿Por qué no están aquí? Porque no todos podemos salir para esto, pero vendrán otras mujeres. En el Eln se eligen los comandantes por votación. A mí me propusieron para el Comando Central, pero les dije: por favor no, no me interesa.

¿Cómo resuelven las disputas de una pareja del Eln cuando no lo hacen en su intimidad?

Dentro de nuestra formación están el respeto, la lealtad, la sinceridad, la no agresión, que se sanciona. Nos gustan las parejas estables, pero a veces no da más la relación, entonces se autoriza la separación. Pero primero se da la lucha para que no se rompan las parejas.

 

¿Qué pasa con la violencia sexual dentro del Eln?

Siempre se ha sancionado terriblemente. Es una lucha no sólo de las elenas, sino del mundo entero. En el Eln casi no se ven hombres que se atrevan a hacer esto. Claro que hay machismo, nos falta muchísimo porque es una cuestión cultural, pero entre estatutos y políticas hemos avanzado. Además, hemos ganado en reclamar.

¿Y la violencia sexual del Eln contra la población civil?

No conozco ningún caso, pero si hay violación hay una sanción ejemplar. No tiene perdón.

¿Qué van a pelear las elenas en la mesa de negociación?

El tema de género está inserto de principio a fin en nuestra agenda, en los cinco puntos. ¿Será que la mujer no tiene que estar ahí peleándose, por ejemplo, esa visión de democracia? Asimismo, si vamos al punto de transformaciones. Nosotras como mujeres tenemos que entrar en el proceso, partiendo de nuestras necesidades y aspiraciones.

¿Qué dicen las elenas a las mujeres que están luchando por la paz?

El reconocimiento del papel protagónico de las mujeres en las transformaciones que necesita nuestro país. Somos seres que dan vida y por lo tanto tenemos que ser defensoras de vida. Y este sistema no nos garantiza la vida.

Fuente: https://www.elespectador.com/noticias/nacional/mujeres-el-camino-paz-articulo-625251